Rss Feed
Tweeter button

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.


Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /var/www/centroitem.com/blog/wp-includes/link-template.php:2158) in /var/www/centroitem.com/blog/wp-content/themes/cordobo-green-park-2/header.php on line 75

Mitos de los trastornos de la conducta alimentaria VI

21 enero, 2019 por Item Dejar una respuesta »

Los trastornos de la conducta alimentaria son cosa de chicas. No tengo por qué preocuparme de mi hijo varón.

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) han sido frecuentemente considerados como una patología femenina. Es cierto que la prevalencia de los TCA es mucho más alta en mujeres, pero a pesar de ello, un 10% de los casos que se ven en la clínica corresponden a varones(Toro et al, 2012; Vázquez et al, 2006).

El primer caso documentado de TCA en varones se produjo en 1694. Sin embargo, debido a que la mayor parte de los estudios se han llevado a cabo con una muestra femenina, el desarrollo de los criterios diagnósticos y su etiopatogenia se ha basado casi en exclusiva en los pacientes femeninos. Por ello, es probable que muchos casos de varones con TCA no logren ser identificados ya que su evaluación no siempre se desarrolla apropiadamente. Esto se debe a que la mayoría de instrumentos que evalúan TCA están orientados a mujeres. Por tanto, las cifras de varones con este tipo de problemas podrían estar infravaloradas. De hecho, los estudios indican que en las últimas décadas la insatisfacción corporal ha aumentado significativamente en los hombres, llegando a alcanzar el 43% de varones insatisfechos con su cuerpo. (Toro et al, 2012; Vázquez et al, 2006).

¿Tengo que preocuparme?

Independientemente del género, las investigaciones indican que los trastornos de la conducta alimentaria son patologías graves con graves consecuencias médicas y psicológicas, que requieren de un tratamiento multidisciplinar y especializado para mejorar. A pesar de que la frecuencia de hombres con trastornos alimentarios es baja, los hombres que sufren TCA tienden a tener síntomas más graves, con una mayor frecuencia de vómitos, abuso de laxantes, diuréticos y otras sustancias. De la misma forma, se ha comprobado que pueden tener una menor conciencia de enfermedad, debido precisamente a que este tipo de trastornos se identifican socialmente con mujeres.

¿Cómo saber si un varón tiene TCA?

Conforme se ha empezado a investigar la imagen corporal en los hombres se ha descubierto que muchos de los hallazgos basados en la investigación con mujeres pueden ser generalizados a los hombres.  Los hombres y las mujeres con trastornos de la conducta alimentaria comparten una serie de síntomas: la reducción de la ingesta con intención de bajar de peso, la presencia de atracones o consumo de una gran cantidad de alimentos con sensación de pérdida de control y la insatisfacción corporal. Sin embargo, existen diferencias asociadas con el ideal corporal, ya que existen diferencias culturales entre lo que se encuentra atractivo en un hombre y una mujer. En las mujeres se fomenta tener un cuerpo delgado, mientras que en los hombres se enfatiza la necesidad de tener un cuerpo musculoso. Por ello es más frecuente que se sientan insatisfechos si no alcanzan la musculatura y corpulencia que creen que deberían tener (Toro, 2012; Vázquez et al, 2006)

Independientemente de estas diferencias, podemos sospechar de la presencia de un trastorno de la conducta alimentaria cuando:

-          Su peso aumenta o disminuye significativamente sin una causa justificada

-          Siente una gran insatisfacción con su cuerpo e intenta evitar mostrarlo (poniéndose ropa ancha, por ejemplo)

-          Tiene miedo a engordar y/o un rechazo exagerado al sobrepeso

-          Realiza dietas restrictivas y/o tiene una preocupación constante con la comida, evita situaciones que implican comer (por ejemplo, reuniones familiares)

-          Practica ejercicio físico de forma compulsiva con el objetivo de mejorar su cuerpo

-          Comienza a aislarse, su rendimiento académico o laboral se altera (mejora o empeora de forma significativa), se muestra irritable, triste o ansioso con una frecuencia mayor a lo esperable

¿Cómo conseguir que acuda a tratamiento?

Si necesitas asesoramiento acerca de cómo ayudar a que un ser querido acuda a tratamiento pincha aquí o manda un email a info@centroitem.com

Referencias:

-          Compte, EJ y Sepúlveda, AR (2014) Dismorfia muscular: una perspectiva histórica y actualización en su diagnóstico, evaluación y tratamiento. Behavioral Psychology, 22 (2), 307-326

-          Toro, J., Walters-Pacheco, K.Z. y Sánchez, I. (2012) The body fit: masculinity, body image and eating disorders in university male athletes. Actas de investigación psicológica, 2(3) 842-857

-          Vázquez, R., Álvarez, R.L., Mancilla, J.M. y Oliva, A. (2006) Bodily dissatisfaction and influence of aesthetic models on children and young mexican males. Enseñanza e investigación en psicología, 11(1), 185-197

Publicidad

Deja un comentario