Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ARTETERAPIA

Tras más de 20 años dedicados al estudio y tratamiento de los Trastornos del Comportamiento Alimentario (TCA), seguimos comprobando la enorme complejidad de estos problemas. Mientras que algunos pacientes consiguen recuperarse sin especial dificultad, otros ofrecen una gran resistencia y aunque el pronóstico de estas patologías ha experimentado una mejora notable, todavía existe alrededor de un 10% de pacientes que se cronifican y un 20% que solo consigue una mejora parcial de los síntomas.

Hoy sabemos que las resistencias que nos encontramos en la práctica clínica con nuestros pacientes, tienen mucho que ver con la existencia en muchos de ellos, de una escasa conciencia de enfermedad y motivación para el cambio.

Las conductas alteradas que conforman un TCA, son solo la punta del iceberg. El control del cuerpo a través de la restricción alimentaria y otras conductas sintomáticas, es lamentablemente, la única forma que han podido encontrar algunos de nuestros pacientes de afrontar su vida. Comprender esto es fundamental para la planificación de un tratamiento que pueda ser efectivo.

El intenso miedo que sufre una persona afectada de TCA, le lleva a establecer mecanismos de defensa que no ceden e incluso se fortalecen cuando tratamos de abordar el problema con intervenciones convencionales, sobre todo cuando estas se dirigen exclusivamente a la renutrición y/o control de las conductas alteradas.

Aquellas técnicas orientadas a ayudar al paciente a tomar conciencia de la función de los síntomas en su vida, su ineficacia y efecto devastador, serán de gran ayuda en su proceso de recuperación. En este sentido, la Arteterapia ha mostrado ser una potente herramienta.

La creación artística ayuda a personas diagnosticadas de TCA en la superación de su enfermedad; en la medida que ayuda no solo a reconocer y a aceptar el problema sino a comprender conflictos y emociones subyacentes a los síntomas. Dichas creaciones son el vehículo para expresar emociones dolorosas y de fuerte intensidad que habitualmente se encuentran confusas y que no se pueden describir con palabras. Así mismo, el trabajo creativo ayuda a erosionar el mecanismo defensivo que muestran las personas con TCA.

En el centro ITEM disponemos de un protocolo de Arteterapia con el que abordamos aspectos importantes relacionados con el TCA, tales como: conciencia y motivación, regulación emocional e imagen corporal entre otros.