Rss Feed
Tweeter button

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Temas etiquetados como: ‘vómitos’

¿POR QUÉ MI HIJA MIENTE?

28 enero, 2010

¿POR QUE NIEGA, ME ESTA MINTIENDO?

Este tipo de comportamiento, que por cierto es tan habitual entre las personas que sufren este problema, suele provocar enfado, rabia y como mínimo perplejidad.

Muchas veces, los padres no salen de su asombro ante tanta negación. La reacción de estos, no siempre esta a la altura y de verdad que lo entendemos.

En esta sociedad, la mentira es un acto fuertemente juzgado y cuando uno sabe que alguien le esta mintiendo a la cara, lo normal es que se enoje. Interpretamos que se están riendo de nosotros y que nos están tomando el pelo.

Seguro que a tu hija le habrás preguntado, “¿pero, por que mientes?”. Quizás, entender que hay detrás de sus mentiras nos pueda ayudar.

Nosotros, recordamos situaciones en el hospital ante las que no dábamos crédito. Por ejemplo, las enfermeras podían encontrar comida o vómitos en las habitaciones y las pacientes negaban tal realidad.

Sabemos que estas situaciones no son fáciles de manejar y controlar el enfado tampoco.

Asumir que esta enfermedad trae consigo diferentes síntomas y la mentira es uno más, nos puede ayudar. Se trata de una manifestación más de este problema.

Entender porque lo hacen, también es importante. Qué les empuja a mentir, cuando antes no lo hacían o al menos no de esta forma.

Nuestro trabajo, es indagar sobre las razones que les lleva a este tipo de comportamiento. Recogemos respuestas variadas, pero encontramos que la mayoría de las mentiras están relacionados con la culpa, vergüenza y temores…etc.

Sin duda, para ellas(os) atracarse o vomitar son comportamientos por los que se avergüenzan enormemente. En esta sociedad, no esta bien visto descontrolarse con la comida y no digamos de los vómitos. Para una persona afectada por este problema, en el que observamos un ideal de perfección y que buscan desesperadamente el control, resulta muy humillante no poder controlarse

En otras ocasiones, niegan la realidad por temor a que les reprochen o penalicen estos comportamientos.

Otro aspecto a tener en cuenta, es el temor a lo que puede pasar si admiten que vomitan o que se atracan de comida. El aceptar estos síntomas, pueden derivar en consecuencias negativas. Temen que se les prive de su libertad. Piensan que ya no les van a dejar salir, que sus padres les vigilaran constantemente, que no podrán salir a comer con sus amigas, vacaciones con estas…etc.

Otro factor muy habitual, es que no quieren preocupar a la familia. Saben que los padres se entristecen y se angustian. Mienten para evitar el dolor a su familia.

El caso de mi hija no es tan grave

12 noviembre, 2009

El caso de mi hija no es tan grave

Quizá según lees este capítulo consideras que el caso de tu hija no es tan grave. Estamos describiendo la sintomatología de este problema cuando está totalmente activado. Sin embargo, no todos los pacientes tienen todos estos síntomas. Tampoco aparecen todos de golpe. Para poder diagnosticar a alguien de una Bulimia Nerviosa debe al menos tener los siguientes síntomas:

- presentar atracones

- tener comportamientos dirigidos a compensar los atracones (restricción alimentaria, vómitos, abuso de laxantes o diuréticos o ejercicio físico compulsivo)

- valorar la imagen o figura como uno de los aspectos o el aspecto más importante de su autoestima.

Existen cuadros llamados incompletos, donde la persona que los sufre no presenta toda la sintomatología. Algunos de ellos son debidos a que se detectan y se ponen en tratamiento antes de que la enfermedad se desarrolle totalmente. Otros, directamente no presentarán toda la sintomatología, pero por ello no significa que sufran menos o que sean menos graves. En cualquiera de los casos, está demostrado que una detección e intervención precoz son indicadores de un mejor pronóstico.