Rss Feed
Tweeter button

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Temas etiquetados como: ‘tratamiento’

¿CÓMO PUEDO AYUDAR A MI HIJO A QUE ACUDA A TRATAMIENTO?

11 enero, 2018

Sospechar de la existencia de un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) dentro del núcleo familiar es una situación que puede generar una gran inquietud y temor. Las personas que sufren este tipo de patologías no suelen tener conciencia de enfermedad, niegan que les ocurra algo grave o tienen tanto miedo a que se les haga subir de peso que es fácil encontrar una actitud de rechazo cuando se les indica la necesidad de acudir a un tratamiento. Por tanto, conseguir acercarse, contactar y ganarse su confianza no suele ser fácil.

Debemos tener en cuenta que el trastorno de la conducta alimentaria es una manera que ha encontrado la persona de intentar hacer frente a problemas que le hacen sufrir, pero que generalmente no comunica o que incluso desconoce. Puesto que se trata de una conversación difícil, no sólo para la persona que lo sufre, sino también para aquel que quiere ayudarle, exige cierta preparación para ser capaz de mantener la calma durante el proceso. Es importante, por ello, elegir un lugar y un momento adecuado para hablar, en el que ambos os sintáis cómodos y con intimidad.

Una vez establecido el contacto y acercamiento,

¿Qué es lo más recomendable decir?

Háblale acerca de los cambios que has observado. Aunque te preocupe, no te quedes sólo en su conducta con respecto a la alimentación, háblale también acerca de los cambios en su estado de ánimo. Muestra comprensión y empatía.  Si está llevando a cabo esas conductas es porque le proporcionan seguridad. Es importante aclarar que no estás enfadado con él/ella, sino preocupado por su salud y su bienestar. Trata de ser consecuente con esa afirmación. Si te enfadas, acusas o criticas lo que hace, lo único que harás es alimentar su malestar, y por tanto, se mantendrá en el síntoma. De la misma forma, evita hacer comentarios sobre su aspecto físico, aunque te parezcan positivos. Cualquier comentario acerca de su imagen corporal le va a generar un gran malestar.

No nombres a otras personas que también puedan estar preocupadas por él/ella, porque puede provocar sensación de agobio. Por último, es probable que tengas la tentación de explicar las consecuencias negativas de su conducta, pero sé consciente de que no suele resultar efectivo. Deje esa tarea a los especialistas en el tema. Tu papel debe ser el de proporcionar apoyo como familiar.

A pesar de cumplir estas pautas, espera que haya resistencia por su parte. Es normal sentirse atacado cuando alguien trata de cambiar algo que te aporta seguridad. Dale tiempo a la persona y espacio para reflexionar. Si no reconoce el problema o se enfada, ten paciencia. En ocasiones hace falta más de un intento para conseguir un acercamiento real al problema. Expón tu interés por trabajar con otras personas que sean expertas en este tipo de trastornos para que puedan ayudarles y apoyar la recuperación de la salud como núcleo familiar.

Las conductas problemáticas, los problemas de comunicación y las relaciones familiares afectadas por el trastorno son objetivos importantes que abordar en consulta, aunque el afectado aún no esté preparado para acudir. De la misma forma, en el Centro ITEM contamos con un TALLER PARA FAMILIARES en el que aprender pautas y herramientas para afrontar la sintomatología, y resolver las dudas y dificultades de los familiares. Para más información pincha aquí.

Los trastornos de la conducta alimentaria pueden producir complicaciones físicas y psicológicas serias, pero generalmente no conllevan carácter de urgencia. De todos modos, si observas una pérdida brusca de peso (cercana al 10% del peso total), una negativa a alimentarse, ideas de suicidio o cualquier otra actitud de riesgo, acuda rápidamente a un servicio que te pueda orientar sobre la estrategia más adecuada a tu caso.

TALLER PARA FAMILIARES/CUIDADORES DE PACIENTES CON UN TRASTORNO DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

16 marzo, 2015

¿EN QUÉ CONSISTE EL PROGRAMA?

Es un taller dirigido a apoyar a los familiares (padres, madres y/o parejas, etc.) de pacientes con un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA). Los profesionales expertos del Centro ITEM llevarán a cabo sesiones grupales en los que participarán exclusivamente los familiares y/o cuidadores de personas con un TCA. A lo largo del programa se informará acerca de los trastornos alimentarios, se ofrecerán pautas y herramientas para afrontar su sintomatología, y se resolverán las dudas y dificultades de los familiares.

¿CUÁNTO DURA?

Consta de 7 sesiones, de 2 horas.

¿QUÉ SE ABORDA EN CADA UNA DE LAS SESIONES Y EN QUÉ FECHAS?

Sesión 1- ¿Cómo ha afectado a nuestra familia el TCA?

Sesión 2- ¿Cómo nos hemos adaptado al problema en casa?

Sesión 3- Estrategias para mejorar la comunicación emocional con mi hij@

Sesión 4- Estilos de respuesta de la familia ante el TCA: ¿Cuál es la actitud adecuada?

Sesión 5- ¿Cómo podemos motivar la familia en el proceso de recuperación?

Sesión 6- Manejando conductas difíciles.

Sesión 7- Práctica de las habilidades adquiridas.

¿DÓNDE TENDRÁS QUE IR?

Se impartirá en el centro ITEM los viernes de 19:00 a 21:00 horas.

¿CUÁNTO CUESTA?

El precio de este servicio por persona es de 95 euros (incluye la asistencia a las siete sesiones).

¿DÓNDE SE IMPARTE?


Centro ITEM

Av de Pío XII, 57, Portal B, Bajo Izq 28016 Madrid

PSICOTERAPIA Y BULIMIA NERVIOSA

17 junio, 2010

Existe consenso entre los profesionales, que de momento, la terapia más eficaz para la Bulimia Nerviosa (BN) es la Terapia Cognitivo Conductual (CBT).

La Terapia Interpersonal (ITP) también a demostrado ser eficaz en el tratamiento de la BN. Si comparamos la eficacia de la CBT y la IPT, la primera ha mostrado tener mejores resultados al final del tratamiento, sin embargo, transcurrido un año de la finalización del mismo, los resultados son similares.

Se han presentado tratamientos psicodinámicos y psicoanalíticos, pero sus resultados no están apoyados por estudios científicos controlados.

Los tratamientos de autoayuda han mostrado ser de utilidad, aunque ésta es mayor si es supervisado por un profesional de la salud mental.

Volviendo a la CBT se han evaluado distintos aspectos de la misma y se ha encontrado que la abstinencia de comportamiento bulímico correlaciona con la introducción de un patrón regular de comidas y tentempiés equilibrado. El Dr. Fairburn ha desarrollado y está evaluando una CBT mejorada (E-CBT). Esta versión de la CBT se está aplicando a otros diagnósticos de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) y sus resultados son alentadores.

Están surgiendo nuevas terapias y modificaciones de terapias ya existentes, tratando de buscar tratamientos con mejores resultados para los TCA. De momento sería prematuro llegar a ninguna conclusión.

Desde ITEM os recomendamos que si sufrís una BN busquéis un tratamiento donde exista un equipo de profesionales especialistas en TCA, que estén coordinados entre ellos y que su orientación sea cognitivo conductual.

(Información obtenida en James E. Mitchell, Stewart Agras, and Stephen Wonderlich. Treatment of Bulimia Nervosa: Where Are We and Where Are We Going?. Int.J. Disord; 2007; 40:95-101)

TRATAMIENTO EFICAZ DE LA BULIMIA NERVIOSA

9 junio, 2010

En las publicaciones anteriores hemos tratado de explicaros cuales son los síntomas de la Bulimia Nerviosa (BN), qué factores actúan como mantenedores del problema y qué tipo de cuidados podéis llevar a cabo desde casa para ayudar a vuestra hij@/pareja .

En las próximas publicaciones nos centraremos en informaros sobre qué tipos de tratamientos se han mostrado eficaces para solucionar este problema.

Se considera que un tratamiento de la BN es eficaz, cuando consigue los siguientes objetivos:

  1. Eliminar atracones y conductas compensatorias.
  2. Establecer un patrón regular y equilibrado de alimentación.
  3. Eliminar complicaciones físicas consecuentes del problema.
  4. Solucionar síntomas asociados a esta patología como pudiesen ser una baja autoestima, insatisfacción corporal, patrón de pensamiento disfuncional…
  5. Eliminar comorbilidad como por ejemplo problemas anímicos.
  6. Prevenir recaídas.

Los tratamientos que se han llevado a cabo son farmacológicos, psicoterapias y combinaciones de ambas. Esta semana nos centraremos en los psicofármacos.

En un tiempo se empezaron a emplear antidepresivos pensando que si se mejoraba el estado de ánimo las personas con BN, también mejorarían la sintomatología alimentaria. Diversos estudios han demostrado que los antidepresivos mejoran los síntomas de la BN independientemente de que la persona que la padece tenga o no comorbilidad depresiva. Hay distintos tipos de antidepresivos, pero aunque todos han demostrado su eficacia, parece que la fluoxetina es el antidepresivo por excelencia para el tratamiento de esta enfermedad. Es incluso eficaz y seguro para el tratamiento de adolescentes con esta patología. Sin embargo, a pesar de la mejoría, raramente se obtiene con este fármaco, una abstinencia total y pueden aparecer recaídas aun estando el paciente en tratamiento.

Hay otros fármacos que también han demostrado eficacia en el tratamiento de los atracones (por ejemplo Topiramato o Topamax), Sin embargo, parece que aunque el tratamiento con psicofármacos es eficaz en el tratamiento de la BN su efecto es limitado.

La próxima semana nos centraremos en la eficcia de los taratamientos psicoterapéuticos.

(Información obtenida en James E. Mitchell, Stewart Agras, and Stephen Wonderlich. Treatment of Bulimia Nervosa: Where Are We and Where Are We Going?. Int.J. Disord; 2007; 40:95-101)