Rss Feed
Tweeter button

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Temas etiquetados como: ‘CONSECUENCIAS’

Consecuencias de la Bulimia Nerviosa

5 noviembre, 2009

¿QUÉ CONSECUENCIAS TIENE ESTE PROBLEMA?

Este problema interfiere seriamente en la vida de la persona que lo padece.

Consecuencias físicas

Debido a los síntomas alimentarios, puede tener cambios bruscos en el peso. Sin embargo generalmente el peso de una persona con bulimia es normal. Es posible, que si tu hija lleva ya mucho tiempo con esta enfermedad, el descontrol sea mayor y haya terminado estando en un sobrepeso. Las reglas no suele faltar aunque pueden ser irregulares. Estas alteraciones en la alimentación pueden tener otra serie de consecuencias físicas. En ocasiones se produce una dilatación gástrica debido a la gran cantidad de comida que se come en un atracón. También puede sufrir fuertes dolores de estómago. Debido a los vómitos, las glándulas salivales pueden haberse inflamado y el esmalte dental erosionado, dando lugar a caries. No es raro la aparición de úlceras en su boca o en las manos. Si los vómitos son muy frecuentes, puede padecer regurgitaciones. Los vómitos pueden provocar una alteración de las concentraciones de sales minerales en sangre que a su vez también tienen consecuencias negativas. Otra de las consecuencias físicas es la presencia de edemas en las brazos y piernas. Quizá sufra estreñimiento debido a la alimentación inadecuada y al abuso de laxantes. Los mecanismos de hambre y saciedad también se encuentran alterados. La mayoría de estas alteraciones físicas son reversibles y mejoran cuando se soluciona el problema

¿Qué pasa con sus amigos?

Su vida social puede estar alterada como consecuencia del problema. No es raro que encuentre grandes dificultades para enfrentar situaciones sociales como ir a la piscina y que incluso decida no salir un fin de semana porque no se encuentra a gusto con la ropa que se ha probado. En las relaciones sexuales pueden tener dificultades por no tolerar que otra persona vea su cuerpo, le toque…No sólo evita situaciones asociadas al cuerpo como hemos señalado anteriormente, sino aquellas en las que aparece la comida. Evita las comidas fuera de casa, en restaurantes, bodas, cumpleaños…, con un consecuente deterioro de su vida social. Sus alteraciones emocionales fomentan aún más el aislamiento social.

¿Y sus estudios?

Los resultados académicos y/o funcionamiento laboral también se ven alterados. Las obsesiones y la inestabilidad emocional que padece afectan a su motivación y a las capacidades de atención, concentración y memoria con una disminución de su rendimiento intelectual. Es probable que suspenda asignaturas, repita curso o que incluso abandone los estudios. Aquellos que trabajan pueden requerir incluso de una baja laboral.

¿Cómo se comporta en casa?

En la medida que los síntomas van incrementando, es habitual observar un caos en todo su funcionamiento. ¿En cuantas ocasiones habréis pensado que vuestra hija no parece la misma?. No es de extrañar, el cambio sufrido suele ser drástico. Se ha vuelto desorganizada, contestona, a veces ni siquiera respeta las normas básicas de convivencia de la casa Se alteran gravemente no sólo sus hábitos alimentarios sino otros hábitos básicos: higiene, sueño, horarios…En muchas ocasiones no puede ni siquiera levantarse de la cama y acudir a sus clases Es muy frecuente la desorganización de su habitación (reflejo de su desorden mental) y que ésta se extienda a otras áreas comunes de la casa.

Comportamientos impulsivos

Quizá tu hija también sufra otro tipo de comportamientos impulsivos además de los atracones. Alguien tiene un comportamiento impulsivo cuando tiene dificultad para resistirse a un acto que es perjudicial para si mismo y/o su entorno. Este comportamiento le produce liberación de tensiones emocionales, alivio, gratificación o placer. Puede tratarse de gritos, insultos o en casos más graves, descontrol con el alcohol, con las drogas, robos, autolesiones o incluso promiscuidad sexual. Tras él acto suele sentirse arrepentida y culpable.

Los sentimientos de culpabilidad y autoreproches son muy frecuentes dada su forma de ser perfeccionista. Estas conductas, si aparecen, suelen coincidir con el momento de mayor gravedad del problema alimentario y tienden a desaparecer al mejorar este.

¿Cómo afecta a vuestra familia?

Vuestras relaciones familiares no están mucho mejor. Hay constantes discusiones, las normas y hábitos familiares se han alterado y todo gira entorno al problema. Los momentos de las comidas son un sufrimiento. Los hermanos tienden a pasar menos tiempo en casa o evitan a tu hija. Sienten rabia hacia ella, al no entender la enfermedad y considerar que es culpable del mal ambiente que hay en casa. Pueden sentir que les hacéis menos caso y que su hermana enferma se lleva toda la atención. Vuestra relación de pareja también pasa por malos momentos. Generalmente el padre trata de mantenerse al margen del problema y la madre lo abandona todo por su hija enferma.

Es posible que tu hija se muestre especialmente agresiva contigo o con el miembro de la familia que esté cumpliendo el papel de cuidador. Se enfada contigo cuando intentas que tome algo más de comida. También se enfada si intentas controlarle e impedir que se de un atracón. Cuando se lo ha dado, se enfadará por que no has evitado que se lo diese. ¡En fín…!