Rss Feed
Tweeter button

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Archivado en 20 diciembre 2017

Cómo afrontar un Trastorno de la Conducta Alimentaria en Navidad: Pautas para familiares

20 diciembre, 2017

Las fiestas de Navidad son una época de cambios para todos. En primer lugar, se rompe con las rutinas fijadas durante el año. Generalmente en estas fechas, la gente come a horas más flexibles, duerme más y tiene más tiempo libre. Además, las comidas suelen serespecialmente copiosas y frecuentes. Por todo ello, estas fiestas pueden convertirse en un periodo especialmente complicado para las personas que sufren un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) y sus familias.

Desde el Centro ITEM queremos proporcionar unas pautas que pueden ayudarnos a vivir este periodo de la mejor forma posible:

-   NO PERSONALIZAR EL TCA. Es necesario recordar que los TCA son problemas psicológicos, no voluntarios, que alteran gravemente la alimentación. Esto significa que la persona que los sufre siente una gran ansiedad ante las situaciones que involucran comida, ya sea por miedo a poder aumentar de peso o por el riesgo de descontrolarse con la alimentación. Esta ansiedad, por tanto, puede aumentar durante las celebraciones de Navidad. Por ello, a pesar de que se produzcan situaciones difíciles, esto no significa que nuestro familiar quiera boicotearnos las fiestas. Comprender la naturaleza de esta problemática nos ayuda a acompañar a nuestro familiar desde la comprensión y el afecto, en estas fechas especialmente difíciles.

-   AJUSTAR EXPECTATIVAS. Las navidades son una época que se relaciona con festejos, familia y alegría. Es lógico por ello, contagiarnos de ese espíritu y desear que la gente a nuestro alrededor también lo disfrute. Sin embargo, la situación en la que se encuentra nuestro familiar le dificulta vivir estas fiestas con el mismo entusiasmo. Por tanto, puede ayudarnos a afrontar esta época ser conscientes de que, junto con los momentos buenos, es posible que vivamos momentos difíciles. De la misma forma, tenemos que tener en cuenta de que hagamos lo que hagamos nunca existirá una solución perfecta.

PRESIONAR CON LA ALIMENTACIÓN NO SUELE AYUDAR. La navidad introduce muchas comidas familiares que suelen ser especialmente copiosas. Además, nuestras despensas suelen llenarse de productos típicos: polvorones, turrones, bombones, etc. Puede parecernos un buen momento para intentar que nuestro familiar coja ese trozo de turrón que tanto le gustaba antes. Sin embargo, sabemos que presionar para comer suele incrementar aún más la resistencia hacia el alimento y dificultar la relación con nuestro ser querido. En realidad, comer este tipo de alimentos no es tan importante, y llegará con el tiempo. Podemos poner los alimentos navideños en la mesa, pero no es adecuado insistirle en que coma algo.

-  DISFRUTAR MÁS ALLÁ DE LA COMIDA. A pesar de que las Navidades impliquen reuniones en torno a la comida, la alimentación no tiene por qué ser el eje central en estas fiestas. Podemos celebrar estar juntos en familia a través de múltiples actividades: un paseo relajado, juegos de mesa, música en familia.

-   SERVIR LOS ALIMENTOS EN EL PLATO: Durante las comidas de Navidad es habitual poner platos para compartir, entremeses etc…. Sin embargo una persona con  un TCA puede tener muchas dificultades para salirse de la estructura habitual (primero, segundo, plato y postre) por un lado, e identificar cual es la cantidad de comida adecuada por otro. Por lo que podría ser de gran utilidad servirle en el plato la cantidad normal y ajustar el menú navideño a la estructura anteriormente comentada.

-  RETIRAR LAS FUENTES DE DULCES NAVIDEÑOS: La exposición más allá de los momentos de las comidas a este tipo de alimentos habitualmente “prohibidos” suele generar un fuerte impulso a su consumo y favorecer los atracones de comida. Por ello es bueno que se preparen exclusivamente para el consumo de la comida que vaya a realizarse a continuación y luego se retiren los restos.

-  AYUDARLE A PLANIFICAR EL TIEMPO: Dado que como hemos señalado al inicio la navidad es un momento en el que es habitual que tengamos vacaciones, será necesario ayudar a nuestro familiar a planificarse el tiempo. Muchas veces ell@s pueden tener dificultades, siendo un momento propicio para los atracones de comida.

Junto con estas pautas, aprovechamos para desearos unas felices fiestas de parte de todo el equipo del Centro ITEM.  Ante cualquier duda o dificultad, no dudéis en contactar con nosotros a través del correo electrónico: info@centroitem.com