Rss Feed
Tweeter button

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Archivado en 22 abril 2014

LA OBESIDAD Y SU RELACIÓN CON EL ESTRÉS EMOCIONAL

22 abril, 2014

La obesidad es un problema grave, complejo y que desgraciadamente afecta a un amplio porcentaje de la población (24% de los hombres y 21% de las mujeres). Por ello es de gran interés conocer los factores que están implicados en su inicio, desarrollo y mantenimiento. Según las últimas investigaciones los aspectos emocionales tienen un papel muy relevante en la obesidad. Los profesionales de nuestro centro que como sabéis están especializados en el estudio y tratamiento de los Trastornos del Comportamiento Alimentario, están muy interesados en éstos temas,  con la finalidad de poder desarrollar tratamientos eficaces desde una perspectiva psicológica.

Pues bien, hace unos meses ha caído en mis manos un artículo sobre la relación entre el estrés y la obesidad, publicado por la SEEDO (Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad) y la SEEN (Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición) a propósito del XVIII Día internacional de la persona obesa, que me resultó muy interesante y que quería compartir con vosotros.

Los resultados indican que:

El 40% de las personas incrementa su ingesta calórica en situaciones de estrés con una clara preferencia por los alimentos de alto contenido calórico y que tres de cada 10 personas con obesidad sufre éste problema.

Aquellos sujetos que inicialmente, antes de sufrir el estímulo estresante, tenían sobrepeso u obesidad leve, están más inclinados a responder incrementando la ingesta y su peso.

La exposición acumulada al estrés laboral a lo largo de los años aumenta además, el riesgo de desarrollar síndrome metabólico.

El estrés favorece la ingesta de alimentos que podrían denominarse de “recompensa”: aquellos alimentos más placenteros para nuestro paladar, generalmente más ricos en grasas o más dulces, cuya ingesta favorece la aparición temporal de un estado de felicidad.

Estos resultados demuestran la importancia de las variables emocionales en el inicio y mantenimiento de la obesidad, así como la necesidad de implementar intervenciones psicológicas dirigidas al desarrollo de estrategias saludables de manejo del estrés emocional, para las personas aquejadas de éste terrible problema se salud.

Si tienes un problema de obesidad, Sigue el lema del XVIII día internacional de la persona obesa :

“DILE NO AL OBESTRÉS”

Si lo deseas puedes darnos tu opinión.  Publicaremos aquellos comentarios que puedan ser de interés para afectados o profesionales.

María Paz López Fueyo

Psicóloga Clínica especialista en TCA