Rss Feed
Tweeter button

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Archivado en 26 abril 2010

COMO ACTUAR ANTE LA CONDUCTA PURGATIVA

26 abril, 2010

Si bien la conducta alimentaria restrictiva en mayor o menor medida, casi siempre está presente en la Bulimia Nerviosa, no es el caso de las conductas purgativas. Aunque es infrecuente, existen casos de Bulimia en los que las purgas no existen. Nos referimos a la Bulimia Nerviosa No Purgativa.

El comportamiento purgativo más conocido es el vómito, pero no es el único. Entendemos por conducta purgativa, la acción por la cuál la persona intenta deshacerse del alimento consumido. Nos referimos fundamentalmente al vomito y/o uso de laxantes.

Las purgas suelen aparecer tras los atracones de comida y/o cuando la persona toma una cierta cantidad de alimento que considera “hipercalórica”. No siendo por tanto, siempre consecuencia de la ingesta de una gran cantidad de comida. En algunos casos, aparecen tras una comida normal.

La acción de la familia sobre éstos comportamientos es limitada, porque normalmente son conductas que al igual que los atracones, se realizan en secreto. Cuando aparecen de forma más o menos sistemática tras las comidas, será más fácil.

Recuerda: “La familia no puede controlar éstos comportamientos. Menos aún cuando la hija no está por la labor. Intentarlo, puede crear una enorme tensión que en cualquier caso empeorará la situación. Como siempre nuestra labor será facilitar la recuperación”

CONSEJOS PRÁCTICOS:

  • Los momentos después de las comidas, son especialmente difíciles para las personas con un Trastorno del Comportamiento Alimentario, especialmente si la persona ha ingerido un alimento prohibido, una cantidad superior a la que tolera y/o ha sufrido un atracón. Es una situación de máximo riesgo para emitir conductas purgativas. En el caso de los vómitos, limitar el acceso al WC tras la comida puede ser de gran ayuda, puesto que es donde habitualmente se realizan esto comportamientos. Esto se podrá hacer cuando el terapeuta lo pacte con la persona afectada y por tanto exista algún grado de motivación para hacerlo. En ningún caso se trata de prohibir, si no disuadir. Recordemos, que la urgencia a vomitar es muy grande. Si la persona contiene éste comportamiento, posiblemente se mostrará nerviosa e incluso agresiva. La restricción del WC, será por un tiempo limitado en función de cada caso particular (aproximadamente 60 min).

  • La mejor ayuda que podemos ofrecer en éstos momento es dar la posibilidad de distracción a nuestra hija/o. Tener la mente ocupada es el mejor antídoto para las obsesiones. Durante el tiempo tras las comidas, realiza actividades con ella/el. Cuanto menos pasivas sean dichas actividades, mucho mejor (ej. Juegos de mesa, manualidades…). A veces éstas actividades tienen que incluir movimiento (ej. Un paseo). En algunas ocasiones, sobre todo si hay motivación para cambiar, solo tu presencia en forma de acompañamiento va a ser de gran ayuda.

  • Dado que los atracones pueden aparecer en cualquier momento, será más complicado ayudarles en los vómitos posteriores. Es importante saber que controlar el vómito tras un atracón es realmente muy difícil para ellos. Además no suele ser necesario, puesto que en la medida que están mejor, los atracones tienden a disminuir y de forma paralela los vómitos. Por tanto reservemos nuestras fuerzas para dirigirlas hacia la prevención de los atracones.

  • Respecto a los laxantes, la cosa se complica más. Además de ser una conducta encubierta en muchas ocasiones, no necesariamente la persona los ingiere tras la comida. En cualquier caso no facilitar la compra y consumo de laxantes aunque supuestamente sean “naturales”, ya que observamos que los padres se vuelven más permisivos en el entendido de que no son peligrosos. En algunos casos, algún miembro de la familia consume éstos productos y por tanto son de fácil acceso, cuestión que habrá que plantearse. De forma menos habitual son incluso comprados por algún familiar, ante las quejas de estreñimiento de la hija. Este estreñimiento muchas veces no es real, sino que tiene que ver con su obsesión corporal y cuando está presente suele ser secundario a su problema alimentario, desapareciendo cuando mejora éste.

  • Las conductas purgativas son motivo de gran preocupación para los padres, por los riesgos que entrañan para la salud. No obstante, es necesario mantener la tranquilidad para poder ayudarles. En algunas ocasiones los padres se obsesionan tanto que desarrollan mecanismos de control que lejos de ser eficaces, mantienen e intensifican el problema. Por tanto evita interrogar, vigilar y/o rebuscar en sus pertenencias, lo más adecuado es mantener un control médico periódico hasta que éstos comportamientos remitan.

Próxima publicación: COMO ACTÚAR ANTE LOS ATRACONES

COMO ACTUAR ANTE LOS SÍNTOMAS DE LA BULIMIA NERVIOSA

18 abril, 2010

ACTUACIÓN ANTE LOS COMPORTAMIENTOS RESTRICTIVOS

Antes de entrar en la práctica, recordemos algunos aspectos básicos:

Entendemos por comportamientos restrictivos, todos aquellos que van destinados a reducir la ingesta de comida con el objetivo de evitar engordar o perder peso. Existen tres tipos de restricción alimentaria:

- Eliminar alguna de las comidas principales (Desayuno, comida y cena).

- Reducir las cantidades de comida por debajo de lo normal.

- Evitar el consumo de determinados alimentos considerados “hipercalóricos” (ej. Dulces) y/o determinadas formas de elaborar los alimentos (fritos, empanados….).

Es importante diferenciar éstos comportamientos de lo que sería comer de forma saludable en la línea de prevenir enfermedades o la restricción que se debe a la presencia de algún tipo enfermedad física (diabetes, hipercolesterolemia etc…).

Por otro lado éstos comportamientos son de tipo compulsivo. Esto quiere decir que la persona siente urgencia a realizarlos, para evitar estados de ansiedad que son a su vez consecuencia del miedo a engordar.

Las personas con un problema de bulimia presentan conductas restrictivas tanto como forma de perder peso, como de compensar el efecto de los atracones. Es fundamental intervenir sobre la conducta restrictiva reduciéndola y en la medida de lo posible eliminándola, puesto que va a ser el principal desencadenante de los atracones.

Y entonces, ¿Qué puede hacer la familia?

ALGUNOS CONSEJOS PRÁCTICOS

  • Temporalmente la persona con Bulimia Nerviosa delegará en otro miembro de la familia, las tareas relacionadas con comprar y elaborar la comida. La obsesión por la gordura hace muy probable que limiten la compra de comida a ciertos productos entendidos “light”, desnados etc… En la carrera por consumir las mínimas calorías posibles, elaborarán la comida con muy poco aceite, preferiblemente los alimentos a la plancha o hervidos etc…

  • Se sentará en la mesa cuando la comida esté servida . Es importante ayudarles sirviéndoles la comida, porque como consecuencia de su problema han perdido la noción de lo que es una cantidad adecuada de comida.

  • En los casos en los que exista una resistencia activa a comer, se les estimulará a que lo intenten y permanecerán en la mesa hasta que el resto de la familia termine de comer.

  • En cada una de las comidas la familia le brindará a su hija/o la oportunidad de comer, evitando presiones y discusiones. Se trata de ayudarla a enfrentarse con una situación que le provoca un terrible miedo. Animarla/o ha conseguirlo en un ambiente de comprensión y afecto va a ser de gran ayuda.

“No va a ser un trabajo fácil, en muchos momentos su hija/o se resistirá a comer e incluso se mostrará agresiva/o ante aquellos que le estén ayudando a alimentarse. Será necesaria una buena dosis de paciencia y un ánimo alto que permita enfrentarse a las dificultades que seguro nos vamos a encontrar”.

Próxima publicación: Como actuar ante las conductas purgativas

¿A qué nos referimos cuando hablamos de buenos hábitos alimentarios? Continuación

12 abril, 2010

EJEMPLO de un menú saludable y flexible (orientativo)

Desayuno

-Leche 200cc

-Colacao 9 gr.

-Galletas (5 unidades)

-Mermelada 25 gr.

½ Mañana

-Yogurt

Comida

-Lentejas estofadas 250 gr.

-Filete de pollo plancha 100 gr.

-Ensalada de lechuga 100 gr.

-Pan 40 gr.

-Macedonia de frutas 150 gr.

Merienda

- Galletas 5 unidades.

- Naranja.

Cena

-Crema de calabacín 200 gr.

-Pescado romana 100 gr.

-Tomate en rodajas 75 gr.

-Pan 40 gr.

-Fruta 150 gr

  • ESTILO ALIMENTARIO ADECUADO: Nos referimos a lo que tradicionalmente se llaman modales en la mesa. La conducta alimentaria con frecuencia se encuentra alterada, alteración que en ningún caso hay que confundir con “mala educación”, esto es un síntoma más del trastorno. En los casos de Bulimia es habitual que la persona afectada coma con voracidad (muy rápido, con bocados grandes, tomando incluso los alimentos de otros platos….) y sin seguir quizás un orden adecuado de platos. En otros casos menos frecuentes observaremos conductas extrañas con la alimentación o manías (comer despacio, esparcir la comida por el plato, desengrasar alimentos…). La misión de la familia será reeducar a su hija/o en un adecuado estilo alimentario, ya que dichas alteraciones cumplen en sí mismas una función mantenedora del problema.

Otros aspectos importantes en relación a los buenos hábitos alimentarios.

  • COMIDAS EN FAMILIA: Será positivo promover en la medida de los posible comidas en familia. Hacer de la comida un acto social va a ser uno de los mejores límites para el trastorno alimentario. Intentaremos crear un clima favorable, siendo modelos de una conducta alimentaria saludable y sin elementos como la TV que interfieran en la comunicación.

Próxima publicación: Como actuar frente a la conducta restrictiva

¿A QUÉ NOS REFERIMOS CUANDO HABLAMOS DE BUENOS HÁBITOS ALIMENTARIOS?

5 abril, 2010

  • CINCO COMIDAS AL DÍA: Además de las comidas principales (desayuno, comida y cena), son muy importantes los tentempiés (1/2 mañana y merienda), para prevenir el hambre, puesto que pasar hambre favorece la aparición de atracones. En éste sentido en la medida de lo posible es positivo que no pasen más de cuatro horas entre comidas.

  • ALIMENTACIÓN SALUDABLE: A la hora de elaborar el menú, será importante seguir las pautas de la pirámide nutricional. Esto nos puede dar idea de los tipos de alimentos a elegir y la frecuencia con la que hay que tomarlos. Si en las comidas principales servimos primero, segundo y postre, nos aseguraremos de tomar una amplia variedad de alimentos para cubrir nuestras necesidades nutricionales.

Archivo:PiramideEspanola2004.jpg

  • ALIMENTACIÓN FLEXIBLE: Este punto es muy importante en relación al asunto que estamos tratando. La comida tiene un componente emocional que debemos cubrir, más allá de las necesidades nutricionales. Introducir en nuestra alimentación los alimentos que nos gustan (ejemplo; dulces) en una cantidad y frecuencia adecuada va a prevenir la aparición de los atracones, puesto que prohibirse algo no hace más que aumentar las ganas de tomarlo.

Próxima publicación: ¿A qué nos referimos cuando hablamos de buenos hábitos alimentarios?. Continuación