Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

FAMILIARES Y CUIDADORES

En los últimos años, son numerosos los estudios publicados sobre la intervención familiar, en los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA). Está demostrado que el trabajo con la familia, mejora el pronóstico del paciente a medio y largo plazo frente a un tratamiento exclusivamente individual. Por ello la Comunidad Científica Internacional recomienda su incorporación en el tratamiento de los TCA. Es el tratamiento de elección en Anorexia Nerviosa. Así mismo, está mostrando buenos resultados en la Bulimia Nerviosa y el Trastorno por Atracón.

Una de las características que identifica a ITEM desde su origen, es el trabajo con la familia, siendo una pieza angular en el modelo de tratamiento que aplicamos. La actuación y esfuerzo de la familia, es en muchos casos el factor fundamental para que el paciente inicie tratamiento, dada la ausencia de conciencia y/o motivación inherente con frecuencia a los TCA. Su presencia durante el proceso, facilita la adherencia al tratamiento y el cumplimiento de las indicaciones terapéuticas, incrementando por tanto su eficacia. Así mismo, disminuye la probabilidad de abandono, permitiendo que el paciente se beneficie de la totalidad del tratamiento.

Por otro lado, una parte importante de los síntomas del TCA ocurren en el ámbito familiar. Por este motivo es necesario, siempre que la familia esté disponible, abordar con su ayuda los mismos. Desde el proceso de evaluación, se intenta implicar a la familia y comprometerla en el tratamiento. Este es el caso de menores de edad y adultos jóvenes que todavía viven en casa de sus padres. Cuando el paciente ya se ha independizado de su familia de origen, se intentará contar con su pareja y/o amigos. Incluso en algunos casos si fuera necesario se pedirá el apoyo de los padres.

La familia participa de forma activa en todo el proceso, especialmente durante la primera fase del tratamiento. Se trata de formar un equipo paciente-familia-terapeuta con un mismo objetivo, la recuperación. Para ello, durante las sesiones de tratamiento la familia recibirá información sobre el TCA y formación en las herramientas necesarias para abordar el problema desde casa.

Los TCA tienen un fuerte impacto sobre el ambiente familiar. Este problema no sólo afecta a quien lo padece, sino a todo su entorno y en especial a los familiares. A través de nuestra experiencia hemos podido comprobar que la familia es susceptible de sufrir problemas de ánimo y ansiedad, secundarios al problema de alimentación. Investigaciones en éste sentido, señalan que el estrés que presentan los familiares afectados por un TCA, es muy similar o incluso superior a los familiares de afectados por otros trastornos médicos o psiquiátricos. En el caso de la Anorexia Nerviosa dicho estrés es superior al que presentan los familiares de enfermos de alzheimer y psicosis. No es de extrañar, si tenemos en cuenta que los TCA son problemas de larga evolución, que con frecuencia cursan con recaídas, y que pueden generar graves consecuencias físicas, psicológicas y sociales. Por ello, nuestro equipo presta una atención especializada a la salud de la familia. En la gran mayoría de casos los síntomas desaparecen en la medida en que la familia se siente atendida, comprendida y ayudada. No obstante, en algunas situaciones serán necesarias otro tipo de intervenciones más específicas.

Nuestro objetivo por tanto es apoyar a la familia emocionalmente y dotarle de recursos para que puedan ayudar a su ser querido, en el proceso de recuperación.

En el centro ITEM la intervención familiar se realiza de forma individual y grupal.

  • Individual: En el curso del tratamiento individual del paciente. Una parte de la sesión se dedicará a la familia. El objetivo de ésta intervención es recabar información de la situación clínica del paciente, revisar las tareas encomendadas a la familia y entrenarla en estrategias de afrontamiento del problema.
  • Grupal: La intervención grupal con la familia es un potente recurso terapéutico. Reduce los sentimientos de soledad frente a la enfermedad, incrementa la esperanza de curación, disminuye síntomas ansioso-depresivos y facilita exponencialmente el aprendizaje de habilidades frente al problema. En ITEM conscientes de los beneficios, incorporamos ésta modalidad al tratamiento de los TCA. En la actualidad éste tipo de intervención se realiza a través de módulos de tratamiento y talleres.
  • Módulos grupales de tratamiento dirigidos a pacientes y a sus familias: se trata de grupos específicos en función del tipo de patología alimentaria y la edad del paciente. Los grupos de familia se realizan a continuación del grupo de pacientes.
  • Talleres para la familia: son grupos de carácter psicoeducativo. Estos talleres se realizan de forma complementaria al tratamiento individual con objeto de incrementar el potencial terapéutico de éste. No es condición imprescindible que el paciente se encuentre en tratamiento, por ejemplo en el caso de pacientes resistentes a tratarse. Más información en Talleres para la familia.