Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

BULIMIA NERVIOSA

La Bulimia Nerviosa (BN) es un Trastorno de la conducta Alimentaria (TCA) que se caracteriza principalmente, por la presencia de atracones y el uso regular de métodos compensatorios inapropiados (vómitos, laxantes, ejercicio físico compulsivo y restricción alimentaria), con objeto de evitar la ganancia de peso.

Una persona tiene un atracón cuando come una gran cantidad de comida, muy superior a lo que la mayoría de las personas comerían, en un corto periodo de tiempo y con la sensación de pérdida de control. Durante el episodio, la comida se ingiere con gran rapidez, apenas sin masticar, llevando a cabo mezclas inusuales de alimentos… Es habitual que la persona se esconda para atracarse por la vergüenza que le produce éste comportamiento, y que tras el atracón se sienta muy culpable. Los alimentos que se consumen suelen ser hipercalóricos, y coinciden habitualmente con aquellos que se intentan evitar en las comidas regulares.

Existen distintos factores que pueden desencadenar un atracón. Los más comunes suelen ser, el hambre y/o el deseo de un alimento, fruto de la restricción alimentaria a la que se someten las personas con BN. Actúan así mismo como desencadenantes habituales, los sentimientos y pensamientos negativos relacionados con el peso, la silueta o los alimentos. La emociones negativas tales como: el aburrimiento, la soledad, la tristeza y el estrés asociado a exámenes, trabajo, problemas interpersonales… pueden incrementar así mismo, la probabilidad de ocurrencia de los atracones.

Una vez que la persona ha sufrido un atracón, aparece un miedo intenso a engordar. Como consecuencia de ello, pone en marcha conductas compensatorias como estrategia para tratar de evitar la ganancia de peso.

Al igual que en la Anorexia Nerviosa, para una persona que padece BN la imagen, peso o figura tiene un papel primordial en su autoestima. Así mismo, sufre una intensa obsesión con el cuerpo y la comida.

Los atracones y las conductas compensatorias propias de éste trastorno, y en especial las conductas purgativas, entrañan un grave riesgo para la salud. Así mismo, la BN tiene importantes consecuencias a nivel psicológico. Es habitual, la inestabilidad emocional y el aislamiento social como consecuencia de la evitación de situaciones relacionadas con el cuerpo y la comida. Con frecuencia, éste problema interfiere negativamente en el rendimiento académico y laboral.

En una primera fase, la intervención se dirige a la eliminación de los atracones y conductas compensatorias inapropiadas, incorporación de hábitos alimentarios saludables, aprendizaje de técnicas de regulación emocional y reestructuración de ideas irracionales respecto al cuerpo y la comida. En una segunda fase, se trata la mejora de la imagen corporal. Por último, se interviene sobre los factores personales de vulnerabilidad que favorecieron el trastorno y que siguen presentes en la actualidad, con el objeto de prevenir recaídas.

El tratamiento psicológico que ha mostrado una mayor eficacia en el abordaje de la BN, es el tratamiento cognitivo-conductual focalizado. Desde finales de los años 70, el equipo del Dr. Fairburn en Inglaterra, se ha dedicado al estudio de la BN y al desarrollo de tratamientos de probada eficacia, siendo actualmente un referente a nivel internacional. En el centro ITEM, contamos con éste tratamiento y con profesionales expertos en su aplicación.

Puedes consultar en que consiste el tratamiento cognitivo-conductual focalizado en nuestra sección de tipos de tratamiento de la bulimia nerviosa.